Home » Noticias » FUSOR TÉRMICO DE UNA IMPRESORA LÁSER

FUSOR TÉRMICO DE UNA IMPRESORA LÁSER

 

El fusor térmico, junto con el tambor y el tóner, es uno de los componentes fundamentales de una impresora láser. Es la pieza que se encarga de fijar el polvo de tóner al papel mediante la aplicación de calor y presión a través de dos rodillos: rodillo de calor y rodillo de presión.

El rodillo de calor lleva una resistencia recubierta por una funda cerámica que lo calienta y hace fundir el tóner en el papel. El rodillo de presión es de goma y su función es ejercer fuerza sobre la hoja de papel para pegarla al rodillo de calor.

El fusor de una impresora láser es un consumible y como tal debe cambiarse al final de su ciclo de vida útil o por el deterioro de alguna de sus piezas. Es el componente de la impresora que más sufre en las impresiones dado que funciona soportando elevadas temperaturas y fricción con el papel con lo que termina deteriorándose con el paso del tiempo. El calor puede llegar a alcanzar los 200º y la hoja sale de la impresora con el tóner bien adherido al papel dado que los componentes termoplásticos del tóner se funden a su paso por los rodillos.

Por lo general la vida útil del fusor es de 60.000 a 200.000 páginas dependiendo del modelo de impresora (doméstica o un modelo profesional), y del uso o trato que reciba el equipo. De todas formas el ciclo de vida del fusor es un tema extraño, ya que dentro de una misma linea de impresoras la duración varía mucho de una marca a otra.

La calidad de papel utilizado en las impresiones, reutilizar un papel con grapas o arrugado con varias impresiones, la calidad del tóner, polvo en el entorno, residuos de tóner pegados en los rodillos ..etc pueden afectar al deterioro o desgaste anticipado del fusor. El mantenimiento y limpieza periódicas son fundamentales para alargar la vida útil de cualquiera de los componentes de nuestra impresora.

Las señales que nos indican que el fusor está dañado o ha terminado su ciclo de vida útil son las siguientes:

♦  Las impresiones no se han fijado al papel. La principal función del fusor es fijar el tóner al papel, si lo deja suelto es que la resistencia-lámpara del rodillo de calor está dañada y no alcanza la temperatura adecuada para fijar el tóner.

Atascos de papel (papel arrugado). Aunque los atascos de papel se pueden deber a diferentes causas, una de las más corrientes es que el fusor esté defectuoso.

 ♦ Ruido desagradable por desgaste de los engranajes de los rodillos que componen el fusor.

 ♦ Polvo de tóner arrastrado por la hoja. Si los rodillos están en mal estado, el tóner no quedará bien fijado en el papel y se produce el efecto de arrastre sobre la hoja.

 ♦ Papel manchado con motas a lo largo de toda la hoja. Esto quiere decir que los rodillos están sucios con residuos de polvo de tóner. Por este motivo es tan conveniente la limpieza interior periódica de la impresora.

En limpiezas que requieran desmontar la impresora aconsejamos la asistencia de un equipo profesional.

En todo caso será necesario cambiar el fusor cuando la impresora nos indique un código de error o cuando empecemos a notar su deterioro y para esto tenemos varias alternativas:

  • comprar un fusor original.
  • adquirir un fusor  reacondicionado o remanufacturado. Son aquellos fusores que cuentan con la carcasa original y se han sustituido aquellos componentes que se desgastan por el uso.
  • arreglar el que tenemos en la impresora.

En las impresoras domésticas o de bajo coste el elevado precio del consumible original hace inviable el cambio por un fusor nuevo, dado que el precio del consumible supera muchas veces el de la impresora, la opción sería comprar un fusor reacondicionado o ponerse en manos de un servicio técnico para ver si existe la posibilidad de arreglar el fusor.

¿Nos preguntamos porqué nos resulta más caro sustituir un consumible que comprar una nueva impresora? Por un lado los fabricantes están obligando al cliente a comprar un equipo nuevo, desechando el viejo y generando más basura tecnológica, pero además hay otra razón que genera más rendimiento. Cuando una impresora lleva tiempo en el mercado, existe disponibilidad de cartuchos compatibles de buena calidad y más baratos que los originales. Sin embargo cuando se pone en circulación un nuevo modelo de impresora el cliente solo tiene la opción de los consumibles originales, y es en este campo donde reside el verdadero negocio de los fabricantes de impresoras. Nos convierten con estas prácticas en clientes cautivos y nos hacen partícipes de generar cada vez más basura tecnológica.

Comments are closed.