Home » Noticias » ¿QUÉ ES LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA?

¿QUÉ ES LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA?

 

 

La obsolescencia programada es una práctica utilizada por algunos fabricantes consistente en diseñar productos que dejan de funcionar anticipadamente. Se planifica o programa la vida útil de los productos . ¿Cual es el objetivo de esta obsolescencia programada? Comprar-tirar-comprar, ese es el objetivo. Se induce al consumidor a comprar artículo nuevos, con lo que esto supone para el deterioro del medio ambiente: consumo innecesario de recursos naturales, desecho de infinidad de artículos, generación de residuos contaminantes y muchos de ellos no reciclables, etc

La obsolescencia programada afecta a todos los niveles e industrias pero hay algunas especialmente perjudicadas por este tipo de prácticas como las informáticas y electrónicas: móviles, impresoras, electrodomésticos , ordenadores…etc. Equipos o aparatos que antes duraban 20 años ahora apenas pasa de un par de años su vida útil, con la dificultad añadida de no poder reparar el artículo dado el alto coste de los repuestos que imponen los fabricantes.

En el marco de la Unión Europea es Francia el país que más ha tomado en serio perseguir esta mala práctica de las empresas tecnológicas. Más tímidamente la Comisión Europea a través de diferentes directivas y España a través de la Comisión para el Estudio del Cambio climático instan a tomar medidas que apoyen la reparación y reutilización, la reducción de residuos, alargamiento de garantías y en definitiva medidas que prohíban la obsolescencia programada.

¿cómo afectan estas malas prácticas a los equipos de impresión?

La primera denuncia de una asociación de consumidores contra los fabricantes de impresoras se registro en Francia. La asociación “Alto a la Obsolescencia Programada” acusa a marcas como HP, Canon, y Epson de utilizar “técnicas” para reducir deliberadamente la vida útil de impresoras y cartuchos así como impedir la utilización de consumibles genéricos y remanufacturados.

Les acusan de bloquear las impresoras indicando que el cartucho se ha agotado cuando aún contiene tinta suficiente para seguir imprimiendo, y de instalar mensajes de error indicando que la vida de determinados componentes se ha agotado como por ejemplo la almohadilla de absorción de tinta. Con la limpieza de cabezales las impresoras expulsan tinta que se acumula en las almohadillas. Cuando estas llegan al limite de saturación de tinta, la impresora deja de funcionar.

Las actualizaciones de software de las impresoras bloquean los cartuchos compatibles o remanufacturados. La impresora deja de funcionar de repente, sin embargo el usuario no lo asocia con una actualización del software pues el fabricante lo hace sin advertirlo, por ejemplo, cuando instaló la impresora.

En ocasiones los clientes nos han devuelto cartuchos de tinta en perfecto estado, sin embargo después de una actualización de software quedan inutilizados para funcionar. La impresora no tiene ningún problema ni los cartuchos: solo las indicaciones del software han inutilizado ambos.

El clásico ejemplo de obsolescencia programa es el contador interno que incluyen algunas impresoras. Estos equipos vienen programados con un chip contador que tras superar un número de páginas impresas bloquea la máquina, muestra un mensaje de error e inutiliza el aparato. Solución: desecharla o llevarla a “resetear” a una empresa especializada. En Impreco podemos dar una segunda vida a estos equipos.

Se nos plantea entonces el siguiente dilema: TIRAR O REPARAR

Los fabricantes no lo ponen fácil. Los precios de los repuestos superan en muchas ocasiones el precio de una impresora nueva. Piezas como cabezales de impresión, almohadillas de absorción de tinta, gomas de arrastre que alimentan el papel, kit de mantenimiento, fusores, etc…son en muchos casos difíciles de sustituir. Hallar recambio no siempre es fácil si se trata de modelos baratos o de gama baja, dado que el precio del repuesto se acerca en muchas ocasiones al precio de una impresora nueva.

Las impresoras son aparatos donde los fabricantes tienen más aliciente para introducir la obsolescencia programada: crear clientes cautivos a los consumibles. Cuando una impresora lleva tiempo en el mercado existen cartuchos compatibles para ese modelo de impresora, sin embargo cuando sale un nuevo modelo de impresora el cliente solo puede comprar cartuchos originales o si encuentra empresas especializadas (remanufacturar el cartucho original). Los consumibles son la gallina de los huevos de oro de las empresas .

Comments are closed.